Un tipo casi normal...

No me gusta que me hablen los taxistas. Tampoco cuando me cortan el pelo. No me gusta que cuando estoy mirando ropa alguien se me acerque y me diga hola, ¿te puedo ayudar? Ni aunque esté buena. Me gusta leer libros de pie en las librerías, aunque me pongo nervioso cuando una chica se pone a curiosear un libro a mi lado. Cualquier día me dará por invitarla a un café. No me gusta el café. Lo de invitarla "a un café" sería sólo por convención, se entiende. Para que supiera que tengo huevos pero que no soy peligroso. Tú me decías eres peligroso, miras hondo. Y yo respondía, te dije que no te convenía quitarme las gafas. No me gusta hablar con desconocidos. Con algunos. El taxista de esta mañana. Sólo me corto el pelo tres veces al año. Tú me llamabas Principito.

lunes, 7 de marzo de 2016

Game Over


“La muerte del último hombre jamás será confirmada.”
ANDRÉS PARÍS


Mejor entender ahora
la derrota de los acordeones,
porque no podemos atrasar las nubes
como si nada hubiera pasado,
como si no quedaran en la memoria del aire
las marcas de nuestra crueldad.
Nos devoramos como quien esquilma a otra especie distinta.
Nadie entiende el grito de otro idioma
pero le nacen hijos muertos a las pupilas de los últimos
                                                                                [hombres buenos.
Podemos quedarnos,
seguir habitando la ilusión del progreso,
pero será apenas otra opción bárbara de sobrevivir,
como en las pelis de Saw.

Inédito

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada